Blog dedicado para los y las amant@s de los pies bellos femeninos. Envia tu aporte a juan.g39@gmail.com para compartirlo con toda la comunidad fetichista.
Twiter: @ricospies
Disponible para Besar, Chupar, Lamer, Oler y Acariciar Pies de Chicas.

sábado, 30 de enero de 2016

Que rica bicha de dedos divinos

RELATO: CHUPANDO PIES EN LA PRADERA

RELATO: CHUPANDO PIES EN LA PRADERA

Hará unos meses mi amiga Lourdes (que ya conocéis) me comentó una app para el celular de venta de productos usados o que no utilizabas. Ella había vendido ropa que no se ponía y algunos zapatos que otros, (ella no tiene tantos como yo), me dijo que uno de los pares, se los vendió a un hombre que le pidió fotos con ellos puestos de todas las formas posibles.
En esta aplicación puedes hacer búsqueda por palabras, de tal forma que salen todos los productos que contengan dicha palabra.
Me puse a buscar y mirar ropa, calzado, etc, en un momento en el que me estaba mirando los pies, decidí poner la palabra, fetichistas,  buscando apareció en la pantalla y en 5 segundos empezaron aparecer muchísimos anuncios, vendían, zapatos, sandalias, ropa interior, calcetines, medias, todo súper usado y en algunos ponía a gusto de quien los cómprase, incluso ofrecían fotos con ellos puestos.
La curiosidad y el morbo, lo hizo todo. Lo comenté con mi esposo y como siempre, le gustó la idea.
Mi anuncio fue más claro preparé todos los quería vender, las sandalias más usadas, zapatillas de deporte con ellas puesta, etc. Y el texto era:
Vendo mi calzado usado, calcetines, medias, especial fetichistas, mando fotos, entrego en mano quitándome los delante tuya, pide lo que quieras, todo especial de mis pies a tu casa, desde 10€.
En esa tarde vendí cuatro pares de sandalias, dos bailarinas y unas deportivas, lo que me llamó la atención es que también una chica me compro unas sandalias, cuando se las entregué en persona, se las puso y me regalo las que llevaba puestas, esto me excitó bastante, yo no era la única que sentía atracción por los pies de otras chicas, me dijo que se las devolviese usadas por mi, cuando me pidiese otras.
Pero eso pasó después y ya lo contaré...
Un día, entró un mensaje en la aplicación , que decía :
Hola, me gustaría unas zapatillas de deporte marca Nike blancas y unos calcetines estampados de los que sólo tapan el pie y con las zapatillas puestas no se ven, pon precio quiero entrega en mano.
Carlos, me dijo que le vendiésemos las que tenía, yo al principio me negué, ya que sólo tenían tres meses y aunque las usé mucho, estaban nuevas por fuera, me convenció Carlos, que le pediríamos un precio bastante más alto de lo que me costaron.
Mi esposo le contesto que 80€ y por los calcetines 10€, dos segundos después contesto: doy 100€ si te descalzo yo y 25 más si me dejas tocarlos y besarlos.
Carlos contesto: de acuerdo, quiere algo especial?
- si, que lleves los calcetines y las zapatillas, por lo menos dos días durante todo el día.
Quedamos para el domingo por la tarde en un parque de un barrio de los más lujosos de la ciudad.
El problema era el llevar dos días ese tipo de calzado, ya que por temas de trabajo no está bien visto en mi empresa, decidí pedir a Lourdes que por lo menos dos días lo utilizase ella y yo el sábado y domingo, los quería que se notase usados.
Ya el que utilizase mi amiga mis calcetines y mis deportivas tenía su morbo para, Lourdes, Carlos y yo.
El viernes por la noche mi amiga vino a casa y se quitó mi calzado, me lo puse yo y salimos a tomar algo, se notaba la humedad de los pies de Lourdes en los míos, pero queríamos que este hombre quedase contento con su compra.
Llego el domingo y preparé una bolsa con unas bailarinas, para no volver descalza a casa y nos dirijamos al parque, dimos nuestra descripción y vestimenta.
A los dos segundos apareció un hombre de unos 55 años, bastante guapo y muy bien vestido.
-Marta y Carlos?
- si (contesto Carlos)
- encantado
- igualmente
- realmente eres preciosa y te quedan preciosas MIS deportivas, tienes unos tobillos maravillosos.
Me subió un escalofrío por todo el cuerpo,
- vamos a sentarnos en la pradera, no se ve gente por esa zona
Le seguimos, teníamos una pareja a unos 300 metros, curiosamente ella estaba descalza y a su lado unas deportivas blancas.
- creía que erais vosotros (señalando a la pareja) pero luego me di cuenta que soy yo el que te va a descalzar
- pues tu dirás que hago
Sacó una manta de su mochila y la estendió en la pradera
- túmbate en el suelo y apoya la espalda en la mochila.
Carlos se separó de nosotros unos metros y se sentó en el suelo
- relájate, no te voy hacer nada que no te guste y se que esto te gusta mucho, además te ganaste un dinero, cuéntalo.
Mientras contaba el dinero el empezó a tocarme los tobillos
-  son suaves y bonitos
Yo estaba excitada y mi corazón palpitaba a mucha velocidad, empezó a deshacer el primer cordón y saco uno de mis pies
- los calcetines son preciosos
Eran azules con el talón, la puntera blanca y puntos blanco.
Puso mi pie en su cara y me dijo:
- huelen de maravilla, ahora voy a disfrutar un rato, te habrás traído otros zapatos? Por qué me quedo con todo esto
Y me quitó la otra deportiva, rápidamente las metió en su mochila, luego un calcetín, seguido el otro e hizo lo mismo con ellos, pero antes los dobló y los metió dentro de una bolsa hermética.
- tengo 20 minutos para disfrutar de tus pies, relájate
Yo creo, que olían un poco, aunque nunca me ocurre, tenía también la esencia de los pies de Lourdes
- no huelen un poco
- son perfectos, relájate y déjame disfrutar de estas maravillas
Empezó a besarlos restregando los por toda su cara
- tienes cosquillas?
- no muchas
- mejor, ahora vas a disfrutar como yo
Sacó su lengua y empezó a lamer desde el talón a los dedos, en ese momento suspiré
- sabía que te gusta
Se metió uno de mis dedo en la boca y con lo dientes lo rozaba, cada vez que lo hacía, sin querer daba un pequeño grito.
- te gusta?
- si mucho
- te chupa tu marido así los pies?
- si, le encantan mis pies
- y hace más cosas con ello?
- si, disfruta con ellos de todas las formas
- sabes hacer tu cosas a un hombre para que disfrute con ellos?
- si, se me da muy bien, pero por favor no sigas estoy muy alterada
- caliente quieres decir
- siiii
Continuo chupando y lamiendo durante un buen rato
- bueno creo que por hoy ya está bien, tengo una cena. Carlos, ya terminé. Dale unos zapatos a tu mujer que los tiene empapados
Carlos me dio mis bailarinas y me imcorporé
- bueno Marta, yo soy muy claro, me gustaría una vez al mes, disfrutar de ellos, en todos los sentidos, sólo de tus pies, no te asustes, con eso me sobra, sólo saber si quieres, si vas a poner algo de tu parte 200€, o me tengo que mover yo? 150€. Tu marido está de acuerdo, siempre y cuando esté el.
- vale una vez al mes por 200€
- yo elijo calzado, color de uñas y lo que quiero hacer o que me hagas con tus pies, algunos zapatos te los regalaré yo
- cuando quieres la próxima?
- el último domingo del mes, traes unas sandalias de tacón no muy nuevas.

Llevamos ya tres encuentros con Pedro, en su casa, pero eso os lo cuento otro día...

AUTORA: MARTA

Pies de Marta



Te puedo mandar esta para que le mandes a quien te la pidió
Las rosas están en casa de mi amiga Sara, me las pidió prestadas este verano y no vive en mi ciudad ( están llenas de semen y no lo sabe)
Adema estas son protagonistas de otra esperiencia que contaré

Manos y pies en el bus