Blog dedicado para los y las amantes de los pies bellos femeninos. Envia tu aporte a juan.g39@gmail.com o ricospies@gmail.com para compartirlo con toda la comunidad fetichista. Deja tus aportes (fotos), comentarios, reclamos y sugerencias.
Twiter: @ricospies
Disponible para Besar, Chupar, Lamer, Oler y Acariciar Pies de Chicas.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

RELATOS (Yo chupe estos pies en el trabajo)

Frinné siempre fue el objeto de mis deseos por sus pies blancos, hermosos, bien cuidados, de uñas esmaltadas. Es de esos pies redondos, gorditos, de hermosos arcos, de dedo gordo ideal para chupar. si me atraía y excitaba cuando lucia sus sandalias altas, pero fué cuando empezó a usar sandalias bajas que yo me atreví a tomar las fotos  que ya he enviado a los grupos de pies. Algunas veces se han enviado ya otras fotos aparte de éstas. Ahora habia agregado una cadenita muy fina en su tobillo.

Su persona es también una belleza, cabello negro, largo, cara blanca hermosa con los ojos negros, boca sensual y unas nalgas rotundas, paradas que se antojan un buen. una belleza bajita de estatura, pechos frondosos y blancos con unos pezones de buen tamaño que se adivinan como la corona de unos montes bellos en verdad.

Pues bien, en una de las muchas ocasiones que se quedó a trabajar mas tarde en la oficina, me acerqué a ella. eran las 8 pm y ya nadie estaba allí, excepto nosotros. ella vestia esos pantalones verdes y una camiseta negra con un tigre que se estiraba por el empuje de sus pechos (ver éstas fotos y otras). se veía cansada, no era la  misma a quien le habia robado las fotos esa mañana que llevaba sus deliciosas sandalias bajas de color dorado con pedrería (vean mi zapato en las fotos). en fin, la vi así y le comenté, Frinné la veo a usted cansada y tensa. Sí me respondió, no encuentro los papeles del terreno de esta documentación. a ver le dije se los busco en la carpeta, pero antes le voy a dar un masaje en los hombros para liberarle. no le di oportunidad y hundí suavemente mis  mano en sus hombros y empece a masajear sin darle tiempo de responder. a principio, se sentia mas tensa o inquieta. No se preocupe, que no voy a intentar nada mas Frinné. No lo haría sin su consentimiento, además, lo que me fascinaría masajearle son sus pies. ¿Mis pies? dijo con asombro.. Sí le respondí, tiene usted unos pies que me fascinan y me encantaría masajear. Que cosa tan rara, dijo ella.

No tiene nada de raro, con esos pies Frineé, me fascinan sus pies bien cuidados, sus uñas, su arco, su cadena en el tobillo y como menea el pie cuando trabaja. ¿a poco se ha fijado en eso Licenciado?. Claro Frineé es un espectaculo que no me pierdo y lo hago sin que usted se dé cuenta y tampoco usted se da cuenta que lo está haciendo. y siempre estoy atento a capturar ése momento cuando se puede, le dije sin dejar de masajear y sintiendo que se relajaba ya completamente.

Ella dijo: me parece de lo más anormal eso que me dice y bueno cada quien pero a  mi se me hace muy anormal. 

No le dije mas, y terminé de masajearle, para despues abocarme a buscar las colindancias del terrno que ella no encontraba. fué fácil para mi encontrar estos documentos que por la tension y el cansancio Frineé no podia ver. aqui están le dije con aire de triunfo y se los puse frente a sus ojos. no sabe cuanto se lo agradezco licenciado, me ahorró una hora de trabajo, como puedo pagarle? .

No tiene que hacerlo Frineé, o mas bien si lo puede hacer: Dejeme que le de un masaje a sus pies y con eso ya estoy más que pagado le dije mirando a sus ojos y a sus labios hermosos y sensuales. Ella se cohibió y dijo: Me parece tan extraño que me pida eso Lic, estan sudados de todo el día y se vió sus pies poniendolos juntos y yo me regodié con la vista. Pero sabe que? tengo curiosidad y bueno, si con eso le pago, se lo voy a permitir.

Apenas dijo eso, le repliqué: espéreme ahí sentada que ya vuelvo y me salí de inmediato a buscar tres cosas, la crema para todo que tengo, agua tibia (en el despachador de agua potable), y una pequeña toalla (de m is cosas del gimnasio). 

Regresé con esto y me postré frente a ella. le pedí el pie derecho y me dispuse a a quitar las correas de su tobillo para quitar la sandalia derecha, luego le pedí el pies izquierdo e hice lo mismo con una excitación que se que ustedes entenderan, solo que tome su sandalia y la olí y ella me dijo: Lic.. como puede hacer eso, está sudado. .  No se espante le dije, sus pies merecen eso y mas (y la imaginé metiendo su pie sudado en mi boca, pero callé). enseguida tomé moje la toallita,, Procedí a limpiar sus pies y empecé a untar crema en el empeine de su pie derecho y luego bajé de sus dedos y le unté en sus plantas. relajese le dije, dejeme hacer y disfrute. empecé por sus empeines a transitar con suavidad, a masajear sus tendones y su dedos por arriba. Todo esto ya estaba haciendo efecto en mi entrepierna pues a excitación en mi pene era tremenda y ella debió de notarlo pues no cerró los ojos y siguió todo el procedimiento de mi masaje. Ella tambien se notaba agitada, nerviosa con esto que a todas lucecs era algo inesperado, inédito.

Baje a su plantas y tal y como lo señala el manual de reflexología, tome sus dedos y los estiré, los masajee y me excité aun mas. ella ahora si estaba consciente de la experiencia pues dijo: se siente muuuyy rico Lic y seguia atenta a cualquier movimiento. pasé por sus planta surcando cada centimetro y estimulando y relajando toda la planta y ahora si ella se abandonó al masaje y cerró los ojos. a través de su camiseta negra se notaba la excitación de unos pezones que empujaban la gruesa tela de su camiseta y su brassiere. ella cerró los ojos y se dejó hacer y luego la saque del trance pues le pedí que me pusiera el pie izquierdo. Ay Lic, esto es delicioso me dijo, que descanso tan rico. Si le hubiera puesto la crema que uso, ahorita estaría dormida le dije. 

Cierre los con ojos y disfrute le dije y procedí con el mismo cuidado y esmero. asi estuve como unos 15 mins, igual que como el otro pie, solo que casi para terminar tome su piececito y metí boca en su dedo gordo muy despacio, lo cual la sacó de tranquilidad y me dijo con prisa: que hace Lic, pero dejó su dedo gordo en mi boca, quedandose asombrada de verme chupando su dedo. 

Perdóneme Frineé, pero ese es el verdadero pago que estaba esperando, discúlpeme pero esto me excitó demasiado y no pude contenerme le reviré todavia con su pie entre mis dos manos. Si ya noté que está usted excitado me dijo, tiene un bulto tremendo allí. 

Tóquelo con su pie le dije entre tono de súplica y orden, tóquelo por favor. algo pasó en ella, curiosidad, excitacion tambien, no lo sé pero ella se sacó de mis manos el pie derecho y lo bajó para tomar la hinchazón del bulto creciente que se notaba. primero lo tocó con timidez, pero después, viajó a lo largo con sus dedos y su hermoso arco. Yo tomé por impulso su pie izquierdo y metí su dedo gordo primero en mi boca y empecé a chuparlo con suavidad, luego que ella me seguia estimulando, me segui con los otros dedos y me los metí en la boca, mientras escuchaba que me decía: ay Lic que dura se le puso, no puedo creer que se excite tanto. se pedi el otro pie y el ella obedeció pero ahora con su pie izquierdo tocaba y exploraba formas de masajear con el empeine, jugando con los dedos, con sus arcos recorriendo todo, y yo deleitandose con mi boca y lengua en su empeines, talón, plantas y dedos en una locura 
compartida de la que los dos no queriamos salir. por fin, ella recuperó la cordura y con la cara plena de excitación y enrojecimiento, me dijo: ya Lic, ya párele y suavemente recogió su pie izquierdo de mis manos y boca, pues el derecho ya había dejado de acariciarme casi al empezar a hablar.

Gracias Frineé, le dije, muchas gracias por este momento maravilloso y procedí a calzarle sus preciosas sandalias. Gracias a usted Lic, porque me relajé como nunca, pero ya tengo que irme señaló recuperando la cordura..... Gracias por todo Lic. 

No dijo más y se levantó frente a mí que estaba de rodillas, Yo tambien sin dejar de ver sus hermosos pies ahora calzados,  me levanté apoyándome en su escritorio y con la excitación a todo, algo que que ella notó, pues era inevitable pero desestimó después de brindarme una sonrisa y decir: Vaya a aliviar eso Lic, y Gracias, hasta mañana y salió para el lado que no estaba yo, recogiendo su bolso y sus llaves y sin mirar hacia mi.

No volvió a suceder nada asi entre los dos, solo que ahora había una complicidad morbosa, porque sé que ella se calzaba sabiendo que me excitaba y era usual que me preguntara... ¿estos, le gustan?

Me conformaba con eso, pero el destino me tenía reservado otra cosa que si quieren despues les contaré. pero por lo pronto les puedo decir que ese episodio nunca salió de mi  mente como tampoco la vez que ella dejó unas zapatillas de tacon alto y cada día durante una semana, me mastubé sobre ellas una hora antes de que todos llegaran a nuestro lugar de trabajo..
    RELATO CORTESIA DE: Luis Valenzuela
.  Dejen sus relatos en juan.g39@gmail.com

Delicia de dedos uñas cortas


Colaboracion de: Luis Valenzuela 
Asunto: yo chupe estos pies en el trabajo
Ver Relato...Proximo Post